World

La guerra afgana: el diario de un fotógrafo

Tyler Hicks, un fotógrafo de The New York Times, llegó a Afganistán a finales de 2001 —poco después de que los ataques aéreos estadounidenses del 7 de octubre iniciaran la invasión—, y una de las primeras cosas que presenció fue la ejecución de un combatiente talibán herido. La escena lo conmocionó y trastocó todo lo que creía saber sobre la guerra y la Alianza del Norte, los combatientes alineados con Estados Unidos que fueron sus guías, protectores, y que asesinaron al talibán.

Fue un episodio fugaz en medio de una rápida serie de eventos que se desarrollaron cuando Hicks acompañó a los miembros de la Alianza del Norte que expulsaron a los talibanes de Kabul, con la ayuda de los ataques aéreos estadounidenses y las fuerzas de Operaciones Especiales.

Durante las dos décadas siguientes, Hicks regresó a Afganistán más de 30 veces y logró hacer una crónica de casi todos los capítulos de la guerra que se prolongó durante casi 20 años. Fotografió a las tropas estadounidenses en la batalla, las muertes de civiles afganos en los bombardeos de los talibanes, las disputadas elecciones afganas, las estudiantes que asistían a clases y las luchas de las personas afganas para sobrevivir a la violencia, el hambre y un conflicto que parecía interminable e imposible de resolver.

Una guerra que comenzó como una misión para castigar a Al Qaeda por los ataques terroristas del 11 de septiembre se convirtió en una lucha agotadora contra la insurgencia talibán, en medio de un esfuerzo de construcción de nación que intentó transformar a ese país patriarcal que estaba empobrecido y agobiado por décadas de conflictos bélicos. Hicks regresó a Afganistán por las intensas relaciones personales que formó con las personas con las que trabajaba y por la belleza del país. Se involucró con la nación y el conflicto, y estaba decidido a seguir esa historia adonde lo llevara.

Un recuerdo particularmente doloroso fue presenciar la muerte de un soldado estadounidense en 2009, en el valle de Korengal, en el este de Afganistán. El efectivo estaba patrullando frente a Hicks cuando fue abatido por una bomba que los talibanes activaron en la carretera durante una emboscada. Después les envió las fotos del soldado a sus familiares, y la madrastra del militar le dijo que le alegraba mucho que hubiera sobrevivido y salido ileso del ataque.

En julio hizo su proyecto más reciente en Afganistán, y cerró un ciclo. Estuvo cerca de la base aérea de Bagram, donde fotografió a los miembros de la Alianza del Norte cuando ejecutaron al combatiente talibán casi 20 años antes.

En 2001, Bagram era una antigua base soviética derruida que finalmente se convirtió en la base aérea estadounidense más grande en Afganistán.

En julio volvió a ser abandonada, esta vez por las fuerzas estadounidenses, cuyo último vuelo partió durante una noche después de que se interrumpió el suministro eléctrico y las instalaciones quedaron llenas de los escombros de las misiones de combate. Hicks caminó por la base mientras tomaba fotografías y, ocasionalmente, se encontraba con algún soldado del gobierno afgano que todavía estaba impresionado por la abrupta retirada estadounidense.

Las fotos de Bagram fueron las últimas que Hicks tomó antes de salir de Afganistán, justo antes de que los talibanes tomaran Kabul a mediados de agosto, poniendo fin a la guerra y a la costosa y conflictiva era estadounidense.

A continuación, presentamos esas fotografías y otras imágenes impactantes que captó durante las dos décadas de guerra:

INVASIÓN, OCTUBRE DE 2001

Un grupo de combatientes de la Alianza del Norte observa una aldea controlada por los talibanes desde una trinchera ubicada en la aldea de Ghorbond.

Combatientes de la Alianza del Norte en un tanque en Jabul Seraj.

Combatientes de la Alianza del Norte inspeccionan la casa destruida de una mujer que fue abatida por una bomba estadounidense lanzada en la aldea de Ghani Khil, controlada por la Alianza del Norte.

EL AVANCE, NOVIEMBRE DE 2001

Combatientes de la Alianza del Norte recorren Kabul, la capital, después de encontrar poca resistencia para entrar en la ciudad. La mayoría de los talibanes ya habían huido al sur.

Un combatiente de la Alianza del Norte durante sus últimos momentos con vida, luego de recibir un disparo en el pecho en Maidan Shar, a unos 33 kilómetros al suroeste de la capital.

Un combatiente de la Alianza del Norte en el frente montañoso del Paso Salang.

LA EJECUCIÓN DE UN DETENIDO, NOVIEMBRE DE 2001

Miembros de la Alianza del Norte arrastran a un combatiente talibán herido de una zanja camino a Kabul.

Después de que suplica para que le perdonen la vida, le disparan en el pecho.

Los combatientes se llevan el cuerpo del talibán.

LA ERA DE ESTADOS UNIDOS COMIENZA, 2002

Helicópteros Black Hawk en la base aérea de Bagram, al norte de Kabul.

Miles de soldados estadounidenses se instalan en la base de Bagram.

Un soldado afgano en una cueva en la región de Tora Bora, donde la búsqueda de Osama bin Laden se calmaba.

ELECCIÓN PRESIDENCIAL, 2004

Un grupo de hombres aprende a votar en una escuela de Bagram.

Mujeres esperan su turno para votar en una mezquita de Kabul.

Hamid Karzai gana la elección con más del 50 por ciento de los votos.

EL REGRESO TRIUNFANTE DE UNA OPERACIÓN, 2006

Soldados de la División 10 de Montaña del ejército de Estados Unidos en la aldea de Hazarbuz, en la provincia de Zabul.

Poco antes del anochecer, mientras patrullaba un valle, la Compañía Charlie fue emboscada por talibanes.

Helicópteros recogen a los integrantes de la Compañía Charlie después de una operación que duró dos semanas.

UN COMPROMISO CADA VEZ MÁS GRANDE, 2007

Un pelotón de la 82 División Aerotransportada del ejército de Estados Unidos inspecciona el pueblo de Espondi en busca de armas.

El retrato de un oficial de la Policía Nacional afgana. El gobierno estadounidense invirtió miles de millones de dólares en entrenar y equipar a las fuerzas de seguridad de Afganistán.

Los soldados de la 82 División Aerotransportada hacen una oración antes de una comida por el Día de Acción de Gracias.

EL CASTILLO, 2008

El Puesto Avanzado de Combate Lowell, una base estadounidense y afgana remota conocida como “el castillo”, ubicada cerca de Kamu en la provincia de Nuristán.

Médicos intentan salvar la vida de un cocinero afgano que fue herido en un ataque de mortero de los insurgentes.

Un soldado del ejército nacional de Afganistán era entrenado por marines estadounidenses durante una emboscada insurgente cerca de Kamu.

KORENGAL, 2009

Una patrulla de vigilancia estadounidense en el valle de Korengal, un santuario para los combatientes talibanes.

Un soldado estadounidense fue herido por la caída de una roca durante un patrullaje en las montañas de Korengal.

Soldados en el puesto de avanzada de Korengal durante un servicio conmemorativo para el soldado Richard Dewater, de 21 años, quien fue abatido por una bomba mientras patrullaba.

ELECCIONES, 2009

Los afganos hacían fila para votar en Kabul en los comicios presidenciales, los talibanes cometieron varios ataques ese día.

Karzai gana su segundo mandato en 2009, después de unas elecciones reñidas y largas que tensaron profundamente sus relaciones con Estados Unidos.

Un hombre herido era trasladado del cuartel general de la OTAN y del Ministerio de Transporte, en Kabul, después de la explosión de un coche bomba.

INSURGENCIA, 2010

Soldados de las Fuerzas Especiales estadounidenses llevan a un soldado del Ejército Nacional Afgano herido de muerte hacia un helicóptero de evacuación médica en la provincia de Kandahar.

Soldados de la Compañía K del Tercer Batallón y Regimiento 6 de los marines, trabajan para despejar un área en Marja, provincia de Helmand, donde se habían realizado numerosas emboscadas.

Soldados cavaban entre los escombros después de que una bomba destruyó un puesto de avanzada en la provincia de Kandahar. Seis estadounidenses fallecieron en ese ataque.

CERCA DE LA FRONTERA DE PAKISTÁN, 2011

Soldados estadounidenses en el valle de Charbaran, un enclave árido y elevado en la provincia de Paktika que sirvió como área de tránsito para los militantes que cruzaban desde Pakistán.

Una unidad del Regimiento 77 de Artillería de Campaña del ejército de Estados Unidos dispara una ronda de artillería de 105 milímetros contra una posición talibán, cerca de la frontera con Pakistán.

Un grupo de soldados fue trasladado en helicópteros para inspeccionar una zona bajo el control de la red Haqqani de los talibanes, con la esperanza de prevenir más ataques contra Kabul.

LA GUERRA AÉREA, 2012

Cazas de ataque estadounidenses F / A-18F Super Hornet después de despegar del portaaviones John C. Stennis en el mar Arábigo del Norte, en dirección a la provincia de Kandahar para una misión de combate.

En la cubierta del Stennis.

Un caza F / A-18F repostando de un KC-10 sobre la provincia de Kandahar.

LA RETIRADA ESTADOUNIDENSE, 2013

Soldados del Ejército Nacional Afgano recuperan un vehículo que fue atacado durante una emboscada de los talibanes en el distrito de Sangin, un lugar hostil para el grupo militante en la provincia norteña de Helmand.

Los soldados afganos rezan en una mezquita improvisada en la sede de la brigada en el distrito de Sangin.

Un puesto de guardia acribillado a balazos en el cuartel general de la brigada del Ejército Nacional Afgano en Sangin.

EL COLAPSO, 2021

Milicianos reunidos en Mazar-i-Sharif en julio para recibir instrucciones de defender la ciudad contra un ataque de los talibanes. La ciudad, que alguna vez fue un bastión de la Alianza del Norte, fue invadida por los talibanes unas semanas después.

La base aérea de Bagram, que alguna vez fue el hogar de miles de tropas, estaba prácticamente desierta en julio después de la retirada estadounidense.

Una pasajera esperaba autorización en un puesto de control de Herat. Poco después, los talibanes tomaron esa ciudad, la tercera más grande de Afganistán.

David Zucchino es colaborador de The New York Times. @davidzucchinol

İlgili Makaleler

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir

Başa dön tuşu